Francisco Rolando Archila Dehesa

Hi.

Tec Media es una sitio de tecnología comenzado por Francisco Rolando Archila Dehesa con el fin de expandir la mentalidad de innovación y emprendedurismo.

Carne Cultivada: ¿El Futuro de la Alimentación Mundial?

Carne Cultivada: ¿El Futuro de la Alimentación Mundial?

Carne Cultivada: ¿El Futuro de la Alimentación Mundial?

 

La carne cultivada de modo casero es aquella que se produce desde un modelo de Petri y también es denominada como carne “in vitro” o carne compuesta. Su principal naturaleza es que no proviene de sacrificios animales, sino que sea crea por completo en un laboratorio. En el idioma inglés el término favorito es “shmeat”, que hace alusión a un tipo de carne artificial. Esta nueva forma de alimentación ha traído al tapete aspectos nutricionales, éticos y logísticos que prometen servir un nuevo plato informativo al público en general.

shutterstock_1010351473.jpg

 

Fabricación de la carne cultivada

 

La labor científica inicia empleando células madres de tejidos animales vivos, para luego proceder a su alimentación o crecimiento en un ambiente creado por un biorreactor para la fortificación de su crecimiento y una serie de nutrientes para dotarla de características similares a la carne normal. En el momento en que se han dotado células suficientes, se procede a la creación de compuestos en los que puedan adherirse estas células musculares. Se emplea a continuación la electro-estimulación para lograr elongar estas células, tal como pasa con la flexión de las celulares musculares naturales. La idea es que continúen con el desarrollo usual hasta que ya se cuente con proteínas vivas en el modelo de Petri.

 

En los primeros ensayos dedicados a crear un producto final idéntico a la carne –para su posterior comercialización- se emplearon distintos modos de modificación de estructura y aspecto de esta carne cultivada. El afamado Doctor Mark Post, jefe de investigaciones de la Universidad de Maastricht en Países Bajos, requirió el cultivo de alrededor de 20 mil piezas de tejido muscular vacuno. En sus aseveraciones finales, estableció que aunque aún no se cuenta con la parte de grasa, el sabor era perfectamente parecido.

 

Sin embargo, los avances han sido progresivos y aún no puede esperarse un sabor y aspecto igual al de la carne. Para lograr la creación de un filete completo de carne listo para el disfrute humano, se requieren vasos sanguíneos que puedan alimentar célula por célula, al igual que la creación de las grasas que soporten los tejidos musculares. Hasta el momento, no se cuenta con la tecnología para tener el proceso por completo.

 

Valores nutritivos de la carne cultivada

 

Los veganos, vegetarianos y activistas defensores de la carne cultivada sostienen que sus valores nutricionales pueden ser incluso más completos que los de la carne real. Su basamento es que puede crearse la carne a partir de proteína pura, sin la necesidad de usar grasa animal. Como se crea en una placa de Petri, sostienen también que pueden añadirse grasas más saludables tales como Omega 6 y Omega 3.

 

Su aporte más significativo en la defensa de la carne cultivada es que se evitaría la contaminación del compuesto como bacterias peligrosas como la Salmonella y el E Coli. Ciertamente uno de los grandes riesgos de la producción vacuna tradicional es la contaminación de los frigoríficos, especialmente aquellos que no tienen medidas sanitarias estrictas. En el caso de la carne cultivada, este problema se erradicaría por siempre.

 

Principales preocupaciones sobre la carne cultivada

 

Por supuesto, toda producción de compuestos artificiales para el consumo tiene sus detractores, con muy buenos basamentos. Existe de primera mano preocupación en que no se logren controles precisos en procesos de logística y producción, especialmente sobre controles sanitarios. Muchos científicos establecen que el impacto a nivel ambiental y nutricional para el ser humano sería nocivo en el largo plazo.

 

Por otro lado, el costo de producción de este producto artificial es bastante alto, sin mencionar la inversión necesaria para producirlo para el consumo masivo. El equipamiento tecnológico y la mano de obra humana requerirían una inversión multimillonaria y ciertamente no cualquier empresa de alimentos está dispuesta a correr un riesgo tan alto. Faltan pruebas en grandes procesadoras e instalaciones de producción y los costos en servicios como agua y electricidad.

 

En cuanto al empleo del servicio de electricidad, muchos ambientalistas se preguntan si simplemente se estaría sustituyendo un problema por otro. En pro de evitar la matanza de animales por comida compuesta, se estaría explotando el problema de explotación del medio ambiente para la generación de energía suficiente con este proyecto. Un tejido cultivado de carne requiere atención y procesos de refrigeración y calentamiento las 24 horas del día, lo que resultaría en una alta factura de luz.

 

A nivel dietético y nutricional, la principal preocupación es si proporcionará todas las proteínas y nutrientes que el ser humano necesita consumir de la carne. La variedad es vasta y habría que constantemente rediseñar los modelos mientras se prueba su efectividad en la salud humana. Tendrían que pasar años para lograr llegar a una fórmula lo suficientemente eficiente para plantear el prescindir por completo el consumo de carne animal.

shutterstock_512155393.jpg

 

De la voz de Francisco Rolando Archila Dehesa:

 

“Son muchos aspectos éticos, logísticos y médicos lo que deben ser tomados en cuenta para siquiera sugerir a una sociedad un cambio radical en su dieta. Es responsabilidad activa de los científicos a cargo de estos proyectos la transparencia con sus investigaciones y la evitación de caer en juegos de grupos radicales que buscan el cambio sin el beneficio. Si el cultivo de carne es el futuro de la alimentación humana, no podemos esperar el siguiente paso a dar”.

 

Internet de las Cosas: ¿Riesgo en seguridad informática?

Internet de las Cosas: ¿Riesgo en seguridad informática?

Plantas Luminosas: La Nueva Energía Eléctrica

Plantas Luminosas: La Nueva Energía Eléctrica